Paisaje en las inmediaciones de Tarecuato, Michoacán.
Fotografía de Jaime Cristóbal López.

viernes, 31 de agosto de 2012

Galería de fotógrafos michoacanos - Don Silviano - Fotografía de Anuar Etskuny, de Los Reyes de Salgado


Imagen del Señor del Perdón en la parroquia de Guadalupe en Chavinda, Michoacán - Fotografía de Juan Cendejas


Quesadillas y salsa de molcajete al estilo michoacano - Fotografía de David Pedro


Arco florido en la plaza principal de Tlazazalca en Michoacán - Fotografía de Lily Mendoza


Vendimia carretera de cazos de Santa Clara del Cobre, Michoacán, en las cercanías de Zamora - Fotografía de Martín Castro Rosas


Fuente y kiosco en la plaza principal de Ario de Rayón en Michoacán - Fotografía de Ricardo Cruz


Lago de Camécuaro en el municipio de Tangancícuaro, Michoacán - Fotografía de Israel López Ruiz


Nísperos o Mísperos - Frutas silvestres de Tarecuato y su región - Fotografía de Jaime Cristóbal López


Aguja neogótica del Santuario Guadalupano de Zamora en Michoacán - Fotografía de Rubén Guillén Soto


María Luisa - Novela por entregas XVI - Jaime Ramos Valencia

Lunes 6 de diciembre de 1918, a las 18:40 hrs.
(Tercera parte)

Al centro de la mesa hay canastos con el famoso
pan de pulque: ahuácatas y empanadas de chilacayote
y jarras con leche.

Mientras saboreamos el atole de grano, el doctor
insiste en animar la cena tratando de que participemos
en la conversación y, para ello, nos pregunta:

—¡Espero que estén detectando los cinco sabores de que
hablamos! ¡Sólo faltó el amargo! ¿Quién ha tomado algún
alimento o bebida con este sabor amargo?


La pregunta hizo el efecto deseado porque todos
empezamos a contestar:

—¡Un café con azúcar!, digo ¡sin azúcar!

—¡El chocolate amargo!

—¡Los tes para los nervios!

—¡La hiel de toro!, dije yo, lo que provocó una carcajada
de casi todos, por lo que tuve que explicar: “La hiel de
toro me la daba mi mamá diluyendo en agua unas cuantas
gotas, y así la tomaba cuando me dolía el estómago.


También en tiempos de frío, cuando me enfermaba de tos,
preparaba un jarabe de rábano al que le añadía unas gotas
de hiel de toro para que el dulce de la medicina no me
enfermara de la panza”.

El doctor me da la razón en los momentos en que
recibe de doña Conchita una botella con un líquido
rojizo. Cuando la tomó entre sus manos y la expuso a
la luz, me dice:

—¡Mira! ¡Jarabe de rábano para la tos! Se parece pero
esto es ponche de granada, un aperitivo, que nos trajo el
señor cura, con el que vamos a brindar para que se vean
cumplidos los anhelos de estas jovencitas. Así que con su
permiso y a su salud, señor cura, vamos a destapar la botella
y servir los vasos.


La reunión se animó más, aún cuando se bebió
con moderación, el aguardiente de caña mezclado con
un generoso vino blanco y con el jugo de granada, ingredientes
de la bebida, no solo reconfortó la garganta, sino
que dio pie a la anécdota que así recordó don Eleazar
dirigiéndose al sacerdote:

—¿Todavía este vino es del que fabricaba el padre Porfirio?

—Lo del padre Porfirio es un cuento; un cuento inventado
por algún ateo despistado que se le hizo chistoso presentar
así a un cura de pueblo. Yo no tengo inconveniente
en que se los cuente aquí, “abogado del diablo”, ya que
tienes días diciéndome que para sacar dinero para la terminación
del templo, me ponga ya a fabricar ponche de
granada. Así que, a ver don Eleazar ¿Cómo va tu cuento?

—Bueno, señor cura, para no hacer alusiones cercanas,
vamos a decir que en un pueblito muy alejado de
aquí, tenían como iglesia un jacalón de madera sin ventanas
y con la pura puerta y la campana en un poste…


Hace tiempo le digo, llegó un cura que organizó a los vecinos
para construir un templo digno. Estos, los feligreses,
subían piedra y daban un día de trabajo cada que podían.
Pero la construcción apenas avanzaba. Luego cambiaron al
cura y llegó el padre Porfirio. Éste promovió que sus feligreses
trabajaran los domingos en la obra, previa dispensa del
descanso obligado en el “Día del Señor”. A la una de la tarde
paraban los trabajos y antes de que se retiraran a comer
con sus familiares, les ofrecía a los faeneros un vaso con
ponche de granada que él mismo hacía. La bebida se volvió
famosa y muy solicitada. Así comenzó a vender su ponche
de granada para los bailes y fiestas familiares. Las cosas
mejoraron con ese ingreso extra, mas no era suficiente.

Luego sucedió lo del milagro: en su iglesia en construcción
habilitó una área para empezar a celebrar ahí los Oficios
Divinos. Y sucedió que cuando transportaban las imágenes
del antiguo jacalón al nuevo templo: lloró la virgen. Fue la
Dolorosa, que sólo la ponían el viernes santo en el altar
principal y después de ese día se le relegaba a la sacristía.

Resulta que cuando la trasladaban a su nuevo sitio,
uno de los dos señores que la cargaban le dijo al otro: “Se
me hace que la virgen está llorando ¡Mira cómo me mojó
el brazo!”. El otro no le creyó hasta que la dejaron en su
lugar y viendo su rostro triste con sus lágrimas pintadas,
de pronto notaron que su ropa de luto estaba humedecida
y no tardaron en ver resbalar por su rostro afligido unas
gotas transparentes. Corrieron los dos a buscar al cura: ¡La
virgen llora, la virgen llora! Iban gritando y la gente juntándose
a ver el milagro de la Virgen de las Lágrimas. Como le
digo, el padre Porfirio, al constatar el “milagro”, él también
lloraba cada que hablaba de ella. Pronto se regó la noticia
y llegaba al pueblo muchísima gente a verla: procesiones
de todos lados y los fieles pagaban cinco y diez pesos para
llevarse unos frasquitos con las lágrimas de la Virgen. Con
esto terminaron el templo, se hizo el campanario y ¡hasta
llegaron más campanas! Después, cambiaron al padre Porfirio
y la virgen dejó de llorar. Al poco tiempo, se robaron
la imagen y nunca la volvieron a encontrar, que dizque se
había perdido; más bien, que la necesitaba allá por donde
entonces andaba.

—Es un cuento irreverente, pero sí existió el padre Porfirio.
¡Dios que lo perdone ya que utilizó su ingenio para
levantar iglesias! Opinó el señor cura.

—Acepto, dijo el abogado, que es un cuento irreverente,
pero es para animarlo a que acelere la construcción de su
templo. ¡Soy el único ateo que va todos los días a su iglesia!
Pregúntele a su albañil que trabaja solo, esperando a los
faeneros que nunca llegan. A ese paso ni en cincuenta años
lo termina y menos con ese proyecto de una cúpula monumental
en el crucero. Y ¿sabe qué?, después que recorro
la construcción, me meto a la parte que está ya abierta al
culto: voy a contemplar esa bella imagen de la Asunción de
María ¡Qué hermosa es!


—¡Tienes razón! En 1872 el señor cura, don Agustín
Cacho, inició la construcción. ¡Hace ya… cuarenta y tantos
años! Y en cuanto a la imagen, el mismo párroco la mandó
hacer a Querétaro y creo que es del mismo santero que hizo
La Purísima de Zamora, que también es muy bonita.


Diciendo esto, y viendo que la cena se había gratamente
prolongado, pero que era ya hora de dormir ya
que a las tres de la madrugada habían de estar en la
estación del tren, con una frase de aprecio a los anfitriones
y a los demás, y con una oración a Dios, agradeció
el buen rato compartido.

Mientras don Chava despedía al señor cura y a
los demás invitados, acompañándolos hasta la puerta,
la que después aseguró por dentro; doña Conchita cuidaba
del acomodo del grupo en las dos habitaciones y,
designando a cada una en un catre de campaña, nos
advirtió:

—No tengo sino dos bacinicas, una para cada cuarto;
así que, mejor pasen a desocuparse al baño antes de acostarse.
De todas formas, tanto en el pasillo, como en el propio
escusado, voy a dejar luces prendidas.

(Nota del editor: para que el blog le muestre todos las entregas de la novela en una sola página, pulse con el cursor del ratón en la parte de abajo de esta Entrada, en donde dice Etiquetas: María Luisa novela por entregas Jaime Alonso Ramos Valencia).

jueves, 30 de agosto de 2012

Galería de fotógrafos michoacanos - Esperando - Martín Castro Rosas, de Zamora


Hacia el cielo - Torres del Santuario de Guadalupe en Zamora, Michoacán - Fotografía de Sergio Alfaro Romero


Templo del Sagrado Corazón de Jesús en Sahuayo, Michoacán - Fotografía de Israel López Ruiz


Niña michoacana de Zopoco, Cañada de los once pueblos en Michoacán - Fotografía de José Luis Trejo Alejandre


Kiosco y parroquia de San Miguel Arcángel en Tlazazalca, Michoacán - Fotografía de Lily Mendoza


Casa de adobe en San Ángel (Aquiles Serdán) en las inmediaciones de Tarecuato, Michoacán - Fotografía de Jaime Cristóbal López


lunes, 27 de agosto de 2012

Vista de El Curutarán y la sierra de Patamban desde Zamora en Michoacán - Fotografía de Rubén Guillén Soto


Estación del ferrocarril en Zamora, Michoacán - Fotografía de Ricardo Cruz


Pórtico del atrio de la parroquia de San Francisco en Patamban, Michoacán - Fotografía de Martín Castro Rosas


Sabinos en el lago de Camécuaro, municipio de Tangancícuaro en Michoacán - Fotografía de Luis Francisco Duarte Medina


Gastronomía casera michoacana - Pollo al horno - Fotografía de Lily Mendoza


Presidencia municipal en Chavinda, Michoacán - Fotografía de Juan Cendejas


Candil y cúpula interior de la parroquia del Señor de la Piedad, en La Piedad de Cabadas, Michoacán - Fotografía de Juan Carlos Zamudio Mendoza


Artesanías michoacanas - Calabazas y piñas de San José de Gracia, municipio de Tangancícuaro - Fotografía de José Luis Trejo Alejandre


Confesionarios en el templo de San Juan Diego en Zamora, Michoacán - Fotografía de José Luis Espinoza

Los arcos de los confesionarios: otro elemento neogótico de este templo en Zamora.

Gastronomía michoacana - ¡Ricas brochetas a la leña! - Fotografías de David Pedro




domingo, 26 de agosto de 2012

Artesanía michoacana de colores - Fotografía de Jaime Cristóbal López


Parroquia de los Santos Reyes en los Reyes de Salgado, Michoacán, con luna llena - Fotografía de Israel Rodríguez Méndez


Imagen de San Francisco en el atrio de su templo en Zamora, Michoacán - Fotografía de Israel López Ruiz


Reflejos en el lago de Camécuaro, municipio de Tangancícuaro en Michoacán - Fotografía de Guillermo González


Templo de San José Obrero en Zamora, Michoacán - Fotografía de Carlos Pizarro Nieto


Parroquia de San Agustín en Jacona de Plancarte, Michoacán - Fotografía de Carlos Magaña Díaz


Paredón de fusilamiento en el Santuario Guadalupano de Zamora, Michoacán - Fotografía de Alfonso García Martorell

Se cuenta que en el interior de la antigua Catedral Nueva de Zamora, ahora Santuario de Guadalupe, fueron fusiladas algunas víctimas de la persecución religiosa durante la Cristiada. Esta pared, que muestra las huellas de las balas, fue conservada en su memoria.

Crucifijo en el Santuario Guadalupano en Zamora, Michoacán - Fotografía de Alejandro Pérez Pedraza


Bordado alegre - Por Ana Mo

Ana Morales, pajacuarense radicada en California. Artista michoacana.

viernes, 24 de agosto de 2012

Parque Ojo de Agua en Chilchota, Cañada de los once pueblos en Michoacán - Fotografía de José Luis Trejo Alejandre


Rumbo a Jalisquillo en el municipio de Chavinda en Michoacán - Fotografía de Juan Cendejas


Nopal en las inmediaciones de La Yerbabuena, municipio de Tlazazalca en Michoacán - Fotografía de Lily Mendoza


Calle Colón una noche lluviosa en Zamora, Michoacán - Fotografía de Ricardo Cruz


Cruz atrial en la parroquia de San Francisco en Tarecuato, Michoacán - Fotografía de Sergio Alfaro Romero


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...